Noticia

Isla Lobos, el paraíso de los buzos más experimentados

 

* Habitan más de 200 especies de peces, 100 variedades de algas, 60 especies de crustáceos y 25 especies de moluscos

*Escenario de historias sobre barcos hundidos   

 

Nadia Hernández Soto / Inversión Turística

 

Un pequeño paraíso  formado por un conjunto de arrecifes lo tiene Veracruz, se trata de la Isla Lobos, perteneciente al municipio de Tamiahua, y cerca de Cabo Rojo, a dos horas de Tuxpan en lancha.

El Sistema Arrecifal Lobos-Tuxpan, mejor conocido como Isla Lobos, es uno de los mejores lugares para bucear en México y practicar snorkel, ya que el clima, la temperatura y profundidad del agua clara permite a los visitantes apreciar miles de especies marinas a la vez que realizan los deportes acuáticos. “Incluso alumnos de escuelas de buceo vienen a practicar a este lugar, (siempre y cuando tengan permiso)”, señalan los guías turísticos de la zona.

“Su enorme laguna es magnífico sitio para practicar el buceo, además se pueden admirar a un sinfín de aves que junto con el exuberante manglar, hace que te maravilles por la riqueza biológica de este sitio”, agregan.

Este lugar posee paisajes con atardeceres admirables por lo asombroso de la naturaleza así como marinos ya que agrupa diversos arrecifes. Una diversidad de formaciones de coral y una multitud de peces en diferentes colores y tamaños.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Áreas Nacionales Protegidas (CONANP), Isla Lobos cuenta con una fauna marina que comprende varias especies de estrellas de mar, erizos, pepinos de mar, esponjas, sábalos, pedregales, jureles y atunes; en esta isla habitan más de 200 especies de peces, 100 de algas, 60 de crustáceos y 25 de moluscos, señala la dependencia.

Agrega que este sistema arrecifal fue decretado el 5 de junio de 2009, con una superficie de más de 30 mil hectáreas, la cual “está integrada por siete arrecifes y una isla en dos unidades arrecifales, la primera formada frente a Tamiahua conocida como Lobos, Medio y Blanquilla. La segunda frente a Tuxpan con los arrecifes Tuxpan Enmedio Tanhuiio y Pantepec”, indica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A decir de los visitantes es considerada un paraíso donde el agua con su cercanía arrecifal, los vientos tropicales, las palmeras y el sol configuran un panorama de ensueño.

Cabe destacar que en el fondo de estas aguas se puede encontrar, a la altura de la Plataforma Tiburón, el barco hundido denominado “El París”, originalmente llamado “Melchor Ocampo”, según información de archivo; este navío fue construido en la época de Porfirio Díaz y funcionaba como remolcador de alta mar y contra incendios hasta su hundimiento el 13 diciembre de 1920 cuando transportaba víveres a Isla Lobos. Aún conserva sus anclas, las hélices y una caldera de vapor.

Otro naufragio antiguo, refiere a los restos intactos del barco Ocean Leader, una moderna embarcación de investigación, que se fue a pique, en diciembre de 2006, cuando fue sorprendido por un Norte.

Se habla también y se puede ver el barco Mercury, tipo remolcador, que reposa a una profundidad de 30 metros y está totalmente cubierto de coral blanco. Muy cerca le acompaña el navío Bajo París Macro.

En toda la zona se encuentran restos de embarcaciones más pequeñas, aunque también hay historias de barcos abastecedores, que simplemente desaparecieron cuando se dirigían de Tuxpan a Isla de Lobos, particularmente, durante el auge de la explotación petrolera en esta zona. Hacia el sur, se encuentra hundido el buque Miss Ángela, a una profundidad de 20 metros.

Dichos náufragos se pueden apreciar de lejos mientras se realiza la ruta hacia el sistema arrecifal y logran ser parte de los relatos durante la travesía de los visitantes.

Es de resaltar que la CONANP, recomienda que al visitar las áreas protegidas con arrecifes de coral, asistir con prestadores de servicios autorizados por esta dependencia, ser responsable de la basura que genera el visitante, atender las indicaciones del guardaparque, no alimentar cualquier ejemplar de vida silvestre, perturbar o destruir los sitios de alimentación, anidación, refugio o reproducción de estos seres vivos, y por ultimo hace hincapié en no extraer, retener o expropiarse de la vida silvestre y sus productos, tales como arena, piedras, etcétera.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: