Hilton celebra su debut en las Islas Galápagos con la apertura de Royal Palm

Redacción / Inversión Turística

Hilton anunció la apertura del Royal Palm Galapagos, Curio Collection by Hilton, una propiedad boutique con 21 villas y habitaciones que representan el encanto de una hacienda ecuatoriana. Enclavado en un terreno de 160 hectáreas en los exuberantes bosques de las Tierras Altas de Miconia, especie endémica al adyacentes Parque Nacional Galápagos, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el santuario de tranquilidad de Curio Collection by Hilton es un refugio para la serenidad y encuentros inolvidables con la vida silvestre.

 “Con un debut en un destino que orgánicamente invita a los viajeros a conectarse con la naturaleza, soñar y descubrir, esta apertura memorable establece la primera marca hotelera internacional que llega a las Islas Galápagos, al mismo tiempo que convierte a Ecuador en el país número 30 para la, en constante expansión, marca Curio Collection by Hilton”, señaló Jenna Hackett, Directora Global de las marcas, Curio and Tapestry Collections by Hilton.

“Con más de 115 hoteles y resorts únicos en todo el mundo, las propiedades de Curio Collection by Hilton brindan experiencias auténticas, seleccionadas cuidadosamente, que son distintivas y que se inspiran en sus comunidades locales. Royal Palm Galapagos hace realidad esa visión, y esperamos con entusiasmo recibir a los viajeros en este hotel verdaderamente único en su tipo”, agregó.

Ubicado en medio de un panorama asombroso y vegetación virgen en las Islas Galápagos, ubicadas aproximadamente a 1000 kilómetros de la costa de Ecuador, Royal Palm Galapagos, Curio Collection by Hilton está diseñado para maximizar en forma respetuosa y cuidadosa las interacciones de los huéspedes con el destino remoto, único y sensible desde el punto de vista ecológico. Protegido por un valle entre dos volcanes, el hotel cuenta con nueve áreas de interés geológico, desde cráteres hasta túneles de lava, y cuenta con alojamiento recientemente mejorado, un área de recepción, restaurantes y un gimnasio. Para fines de 2022, huéspedes podrán esperar un nuevo spa y, para mediados de 2023, el hotel planea introducir una piscina renovada.

Las 21 villas y habitaciones deluxe del hotel están rodeadas por el paisaje verde y decoradas con telas locales, accesorios en tonos tierra y toques artísticos, las cuales ofrecen una elegancia informal contemporánea inspirada en la reserva natural de las queridas islas encantadas.

Las ocho habitaciones deluxe cuentan con amplios dormitorios, zona de comedor y galerías de entrada o terrazas para disfrutar del amplio jardín y de las vistas de la reserva natural.  Igualmente, las ocho villas cuentan con dormitorio, baño, sala de jacuzzi, sala de estar/comedor y fogón de leña para disfrutar y realzar las vistas pintorescas de la propiedad y la isla de Santa Cruz. Las villas ejecutivas son cabañas más retiradas con jardín privado, sauna interior, sala de estar y zona de comedor con fogón de leña. La suite más grande de la propiedad lleva el nombre de la realeza británica y cuenta con una privacidad excepcional. Incluye dos dormitorios, sauna, jardín privado, fogón de leña, un comedor y más.

Para una experiencia súper inmersiva, los huéspedes pueden acampar en la encrucijada de la comodidad y la selva en medio de la naturaleza virgen. Con tres puntos diferentes para acampar, el hotel ofrece una manera de disfrutar de la diversidad de las Islas Galápagos con su programa de campamento nocturno.

La experiencia gastronómica es la esencia del hotel, con una cocina basada en gran medida en productos frescos provenientes de las Tierras Altas de Galápagos. Royal Palm Galapagos, Curio Collection by Hilton ofrece una experiencia gastronómica distintiva con ingredientes de origen isleño, desde verduras y frutas de productores locales hasta carnes de ganado y mariscos cosechados de manera sostenible. Las opciones de alimentos y bebidas del hotel están a cargo de dos extraordinarios sous chefs nacidos en Galápagos, Patricio Sisa y Rommel Chalen, quienes aportan su vasta experiencia, pasión y placer por sus tradiciones locales.

El hotel alberga el único restaurante de alta cocina del destino ubicado a casi 20 metros bajo tierra. Inaugurado este año, esta nueva travesía culinaria comienza en Muttini, un edificio de 30 años decorado con cañones y anclas, con una visita guiada por el túnel de lava que termina en la bóveda volcánica con una cena de seis platos inspirada en la cultura e ingredientes locales. 

El restaurante Royal Palm sirve deliciosa cocina local e internacional, con una variedad de recetas galapagueñas con ingredientes frescos de su granja propia y pesca del día. El      restaurante con capacidad para 50 comensales combina el estilo colonial elegante y el diseño isleño tradicional con cálidos muebles de caoba que reflejan el resplandor del fuego vivo y en las noches más cálidas, se invita a los huéspedes a cenar al aire libre en la terraza bajo las estrellas ecuatoriales. La cava refleja la naturaleza ecléctica del menú e incluye una amplia gama de algunos de los mejores vinos de América del Sur.

También te puede interesar

Deja un comentario