México con mayor participación en el turismo emisor de los Estados Unidos en 2021

Redacción / Inversión Turística

Los Estados Unidos representan uno de los países más relevantes en mercado mundial de turismo, no solo por ser uno de los destinos más visitados, sino también por tratarse de uno de los países emisores de turistas más grandes y con mayor gasto turístico en el exterior.

Durante 2021, el segundo año de impacto de la pandemia por COVID-19, los efectos en el turismo emisor estadounidense se tradujeron en la disminución de turistas al exterior, pero sobre todo en una modificación de los flujos de turistas hacia las distintas regiones del mundo, siendo México el menos afectado.

El turismo emisor de los Estados Unidos está aún lejos de alcanzar los niveles prepandémicos. En 2021 viajaron 49.1 millones de turistas estadounidenses fuera de su país, que representa un incremento de 48.1% respecto al año anterior (cuando cayó drásticamente el turismo por la erupción de la crisis); así como una disminución de -50.5% comparado con 2019; es decir, menos de la mitad (50.2 millones de turistas menos), de acuerdo con la Oficina Nacional de Viajes y Turismo (NTTO).

El gasto turístico en el exterior, por otro lado, había alcanzado en 2019 más de 133 mil millones de dólares; mientras que, para 2021, sumaron 57.9 mil millones de dólares, representando una disminución de -56.5%, equivalente a 75.3 mil millones de dólares menos que en el último año prepandémico, según cifras publicadas por la Oficina de Análisis Económico (BEA).  

El Grupo Empresarial Estrategia (Gemes), comparó el flujo del turismo emisor estadounidense hacia México y destinos de la competencia, y analizó la evolución del turismo que salió del país únicamente por vía aérea, el cual se ha recuperado con mayor lentitud, debido a las restricciones de viaje y a la interrupción de la conectividad aérea de los Estados Unidos con el exterior durante largos periodos.

Restando al turismo emisor aquellos que cruzaron por vía terrestre las fronteras con Canadá y México (20.1 millones de turistas), en 2021 viajaron por vía aérea 29 millones de turistas estadounidenses, registrando una contracción de -51.8% respecto a los 60 millones de turistas que viajaron fuera de los Estados Unidos en 2019; es decir que se realizaron 31.1 millones de viajes menos. Los efectos de la crisis sanitaria redujeron el volumen de turistas a niveles de 1997.

Gemes indicó que en el segundo año de impacto de la pandemia no se recuperó ni siquiera la mitad del turismo estadounidense que viaja al exterior por vía aérea; sin embargo, las regiones de destino han resentido esta reducción en diferente medida. Por ejemplo, el turismo que viajó a destinos asiáticos en 2019 superaba los seis millones de personas; mientras que en 2021 sumaron 626 mil; con una disminución de -90.4%. Asimismo, los viajes por vía aérea a Canadá se redujeron en -86.8%, pese al repunte en los últimos meses del año. El turismo a Europa, la región de destino más importante del mercado estadounidense sumó 5.2 millones de viajes, que representa una reducción de -72.5% respecto a 2019.

En contraste con la mayoría de los destinos, los viajes a México se recuperaron casi en su totalidad durante el 2021, con una diferencia de solo -0.3% equivalente a 29.8 mil turistas menos respecto a los 10.1 millones de estadounidenses que viajaron en 2019. En menor medida, pero con un gran avance de recuperación, los viajes al Caribe (región qué más directamente compite con México por el mercado norteamericano), cerraron el 2021 con una disminución de -31.7% comparado con 2019, sumando 6.4 millones de turistas estadounidenses. 

Las diferencias en la apertura y restricciones de viaje de los destinos turísticos durante la pandemia provocaron una recuperación dispareja y también una redistribución del mercado. México, al no haber impuesto medidas de restricción a los extranjeros, representó la principal alternativa para la demanda contenida de viajeros de Estados Unidos que deseaban salir de su entorno habitual, captando el 34.8% del volumen de turistas estadounidenses en 2021, superando en 18 puntos porcentuales la participación que tuvo en el último año prepandémico. Detrás de México, el segundo destino con mayor participación fue la región del Caribe, que ganó 6.5 puntos porcentuales hasta quedarse con el 22.1% del mercado.

Debido a la larga restricción para los viajes no esenciales entre los Estados Unidos y Europa, esta región que en tiempos normales recibía a 3 de cada 10 turistas estadounidenses, redujo su participación de mercado drásticamente hasta el 18.1% en 2021; es decir, 13.6 puntos porcentuales menos. Asimismo, Canadá perdió 6.3 puntos porcentuales de participación de mercado entre 2019 y 2021 debido a las restricciones y la interrupción de la conectividad aérea que duró hasta mediados del año pasado, captando únicamente el 2.3% del total de viajeros estadounidenses.

La recuperación asimétrica en los flujos de turistas estadounidenses hacia los diferentes destinos, destaca que desde mayo de 2021 el turismo a México superó el nivel prepandémico, registrando en diciembre del año pasado un crecimiento de 17.9% respecto al mismo mes de 2019. El turismo al Caribe estuvo cerca de alcanzar el nivel previo a la crisis en septiembre (-2.6%), pero bajó el ritmo de recuperación desde entonces (al igual que México), con una disminución en diciembre de -8.4%.

Como ejemplo del efecto inmediato del levantamiento de las restricciones de viaje, el turismo estadounidense a Canadá repuntó en julio de 2021 y desde entonces ha mantenido una recuperación ininterrumpida que, sin embargo aún en diciembre reportaba una disminución de -55.9%, menos de la mitad de diciembre de 2019, pero con tendencia ascendente.

Europa comenzó a recuperase con fuerza en junio de 2021 después de catorce meses con disminuciones mayores al -90%, para volver a descender en septiembre (coincidiendo con la reimposición de medidas restrictivas en la región por el aumento de contagios de COVID-19); finalmente, en diciembre registró una caída de -49.6%, ligeramente mayor a la disminución de noviembre, atribuible al rebrote de contagios por Ómicron.  

El dinamismo en la recuperación del turismo a las diferentes regiones le restó fuerza al crecimiento de viajes a México durante el último trimestre del año.

México arrancó el año con más de 42% del turismo aéreo estadounidense, mientras que de octubre a diciembre la participación descendió  al 32.5%. Lo mismo ocurrió con los viajes al Caribe, que hacia el final del año representaban menos del 20%; en tanto que la pérdida de dinamismo en los viajes a Europa desinflaron su participación desde el 30.9% de septiembre a solo el 17% en diciembre, aun cuando también influye la estacionalidad propia de la temporada.

México, sin duda, capitalizó sus ventajas de apertura y cercanía con los Estados Unidos durante los primeros dos años de impacto de la pandemia. La nula restricción a los viajes propició una recuperación más rápida del turismo internacional, como se ha señalado en distintos números del Reporte Gemes, y específicamente ganó terreno en el mercado turístico estadounidense, que durante la crisis sanitaria ha sido el pilar que sostiene dicha recuperación. Sin embargo, como lo han dejado ver los datos en el presente artículo, los demás destinos han despertado y naturalmente habrá reajustes en el mercado.

También te puede interesar

Deja un comentario