La ruta del vino en el Valle de Guadalupe, Baja California

Redacción / Inversión Turística

La ruta del vino en el Valle de Guadalupe, Baja California, con el tiempo se ha convertido en un atractivo turístico que buscar crear la identidad de este destino y posicionarse como una de sus principales ofertas culturales y recreativas.

El Valle de Guadalupe, es una de las joyas turísticas de México no sólo por ser el mayor productor de vino nacional -aproximadamente el 90% proviene de aquí-; su clima mediterráneo apto para la producción y el cultivo de las distintas variedades de uva, los espectaculares paisajes de los recorridos, la gastronomía local, museos y espacios naturales son algunas de las características que todo viajero debe descubrir para encontrar en este lugar uno de sus nuevos destinos preferidos.

Tomar una copa de vino mexicano al atardecer con vista hacia los viñedos, resulta una experiencia inigualable para todo aquel que visita este lugar.

Desde la llegada al Aeropuerto Internacional de Tijuana, el viaje hacia el Valle de Guadalupe es el primer atractivo, un recorrido por la carretera Tijuana – Ensenada, una de las más hermosas del país. Al llegar a la ciudad, el municipio más grande de México, la amplia oferta de hoteles, se define por un estilo que va de la mano con el mágico lugar y los atardeceres de ensueño. La gran mayoría incluirán facilidades para realizar la ruta por los viñedos.

Uno de los pasos obligatorios durante la visita es el Museo de la vid y el vino, para empaparse de la historia vinicultora de México y conocer las propiedades y el encanto milenario de esta bebida. Además, este lugar es una las primeras casas vinícolas en el país y cuenta con una arquitectura increíble para capturar y rememorar el viaje con espectaculares fotografías.

La ruta del vino se extiende por siete valles y son distintas las opciones que permiten hacer recorridos personalizados por algunas de las más de 64 bodegas de producción. Además de los diversos (y obligatorios) descubrimientos a la gastronomía local, que comprende una vasta oferta de restaurantes y pequeños comercios. Igualmente, a lo largo del año hay varios eventos y festejos asociados al vino; tales como el Festival de las Conchas y el Vino Nuevo, la Fiesta de la Vendimia, entre otros. Cada uno de ellos representa una imperdible ocasión para empaparse culturalmente de este destino y enamorarse aún más de él.

También te puede interesar

Deja un comentario