Cierran Machu Picchu pobladores que realizan protesta

Redacción / Inversión Turística

Desde este fin de semana el principal atractivo turístico de Perú, Machu Picchu, permanece cerrado por los pobladores que realizan una protesta, quienes iniciaron una huelga por tiempo indefinido para exigir a las empresas ferroviarias que operan en la ruta que incrementen la frecuencia de sus servicios para turistas nacionales.

Por lo que el acceso a las ruinas incas de Machu Picchu se encuentra completamente bloqueado por quienes protestan para reclamar a las empresas de trenes el incremento de las frecuencias, con servicios exclusivos para turistas nacionales.

Los inconformes denunciaron que las transportistas privilegian a los visitantes extranjeros, que pagan altas tarifas; la protesta se ha llevado desde días anteriores, y se agudizó sobre el cierre de la semana con la toma de la estación de trenes y el bloqueo de la vía férrea, después de que las empresas operadoras PeruRail e Inca Rail no aceptarán habilitar tres y dos frecuencias exclusivas, respectivamente, para turistas nacionales.

Los manifestantes bloquearon completamente el acceso “hasta nuevo aviso”; anunciaron una marcha hasta Cusco (a 72 km); e impidieron también el ingreso por vía terrestre desde la localidad de Santa Teresa. Por eso, ya el día anterior PeruRail decidió suspender las operaciones de sus trenes en la ruta hacia Machu Picchu, en cumplimiento a lo dispuesto por Ferrocarril Transandino S.A., concesionaria de la vía férrea.

Ante ello, el presidente del Frente de Defensa de los Intereses de Machu Picchu, Óscar Valencia, le explicó a la prensa local que “el peruano todavía está muy golpeado y no tiene mucho dinero” tras el impacto económico de la pandemia, y aseguró que los turistas domésticos «quieren llegar a Cusco y reactivar el turismo, pero con esos costos exorbitantes no pueden, no los dejan». De hecho, sostienen que luego de que se autorizara el incremento del aforo diario a las ruinas a 1.116 personas (respecto a los 675 para los que se reabrió el sitio a inicios de noviembre), ya prácticamente se han agotado los casi 35.000 boletos de ingresos autorizados para este mes.

En ese sentido, los habitantes del área de Machu Picchu consideran que actualmente los turistas nacionales no llegan en una cantidad adecuada hasta su localidad por los altos costos que tienen que pagar para viajar en los trenes. Diariamente se recibe un promedio de 1.000 turistas nacionales, pero de ellos sólo unos 100 pueden viajar en trenes de servicio local, en los que se paga S$ 24 (unos US$ 6,8) por pasajero, mientras que los demás deben usar trenes turísticos, cuyas tarifas van entre los US$ 60 y los US$ 400.

Mientras que PeruRail tiene 40 frecuencias diarias a Machu Picchu, pero solo cino de ellas son para locales y nacionales; la empresa Inca Rail tiene 13 frecuencias diarias, todas con tarifas para turistas y sin traslado de equipaje ni carga para los residentes de Machu Picchu.

También te puede interesar

Deja un comentario