Choo Ba´Ak (limpia de huesos), tradición prehispánica de Día de Muertos en Campeche

El Cementerio de Pomuch no estará abierto al público el 1º y 2 de noviembre, solamente recibirá a los locales que tengan familiares en el panteón

Redacción / Inversión Turística

La celebración del Día de Muertos es una festividad muy especial e importante para los mexicanos, es una tradición conocida a nivel internacional, convirtiéndose en un símbolo de identidad; del 31 de octubre al 02 de noviembre las familias se reúnen para honrar a sus difuntos, ya sea llevando flores al panteón, colocando una ofrenda o mediante rituales correspondientes a cada estado de la República Mexicana.

El Día de Muertos en Campeche se celebra con el Hanal Pixán que significa festividad de Todos los Santos o Día de Muertos, la cual es conocida en la región Maya de la península de Yucatán como la Comida de las Ánimas. La creencia popular, resultado de la mezcla de la cultura maya y cristiana, es que el alma del que muere obtiene permiso para estar entre nosotros entre el último día de octubre al 1º de noviembre (para las almas de los niños) y del 1º al 2 de noviembre (para las almas de la gente mayor Nohoch Pixán); de acuerdo a las tradiciones, se cree que en estas fechas los difuntos pueden despojar de su sabor y aroma a los alimentos ofrecidos o  interactuar con la esencia de todo aquello que él solía disfrutar y que está presente  en los altares que sus familiares preparan especialmente para ellos.

Previo a la celebración principal de Hanal Pixán, aún se realizan algunas actividades que se puede asegurar son únicas en el mundo y descendientes directas de las tradiciones del maya antiguo; la más particular de éstas se presenta en la región norte del Estado de Campeche, en el área conocida como Camino Real, donde se encuentra el pueblo de Pomuch, ahí  se realiza el  Choo Ba´ak que significa: muda de ropas o vestida de huesos; la limpia de restos óseos es un ritual muy arraigado en Pomuch, el cual lejos de ser considerado macabro, es en realidad una manera de mantener vivo un lazo entre los que se han ido y los que se quedan. Una tradición que ha perdurado durante los años con todo respeto.

Para este caso los huesos son desenterrados después de tres años del deceso de la persona. Esta actividad consiste en que un integrante de cada familia se encarga de sacudir el polvo que se acumula en los recipientes donde se guardan los huesos de los santos difuntos; posteriormente se cambian a una manta grande, la cual le sirve de vestido, también conocido como Le Kéex Nok, regularmente interviene toda la familia para que posteriormente, años más adelante, los niños continúen con este ritual.

Este año debido a las medidas de prevención ante el virus del COVID-19, las autoridades correspondientes del estado han invitado a la población a seguir las tradiciones desde su casa, además la edición 2020 de la exhibición y concurso de altares de muerto «Hanal Pixán” que se realiza en el andador de la Ciudad de Campeche no se llevará a cabo, por su carácter masivo. Cabe resaltar que el Cementerio de Pomuch no estará abierto al público el 1º y 2 de noviembre. Solamente recibirá a los locales que tengan familiares en el panteón.

También te puede interesar

Deja un comentario