IATA asegura baja incidencia de transmisión de COVID-19 durante vuelos

Redacción / Inversión Turística

Desde principios de 2020, se han notificado 44 casos de COVID-19 en los que se cree que la transmisión está asociada con un viaje aéreo (incluidos los casos confirmados, probables y potenciales), en un período en el que han viajado unos mil 200 millones de pasajeros, lo que se traduciría a un caso por cada 27 millones de viajeros, de acuerdo con la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

Explicó que aunque el 90% de los casos no se informaran, sería un caso por cada 2,7 millones de viajeros. Las estimaciones de la patronal aérea han sido confirmadas por las investigaciones independientes realizadas por los fabricantes de flota Airbus, Boeing y Embraer sobre la dinámica de fluidos en sus aviones. «El riesgo de contraer el virus a bordo parece estar en la misma categoría que el de ser alcanzado por un rayo», señaló Alexandre de Juniac, director general y CEO de IATA.

“El riesgo de que un pasajero contraiga COVID-19 mientras está a bordo de un avión parece muy bajo, ante esta cifras. Reconocemos que los datos pueden ser una subestimación, pero incluso si el 90% de los casos no se informaran, sería un caso por cada 2,7 millones de viajeros. Creemos que estas cifras son extremadamente tranquilizadoras. Además, la gran mayoría de los casos publicados ocurrieron antes de que se generalizara el uso de mascarillas durante el vuelo”, dijo el doctor David Powell, asesor médico de IATA.

Una nueva perspectiva sobre por qué las cifras son tan bajas proviene de la publicación conjunta de Airbus, Boeing y Embraer de una investigación separada de dinámica de fluidos computacional (CFD) realizada por cada fabricante en sus aviones.

Si bien las metodologías diferían ligeramente, cada simulación detallada confirmó que los sistemas de flujo de aire de las aeronaves controlan el movimiento de partículas en la cabina, lo que limita la propagación de virus. Los datos de las simulaciones arrojaron resultados similares:

Los sistemas de flujo de aire de las aeronaves, los filtros de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA), la barrera natural del respaldo del asiento, el flujo de aire hacia abajo y las altas tasas de intercambio de aire reducen de manera eficiente el riesgo de transmisión de enfermedades a bordo en tiempos normales

La adición del uso de mascarillas dentro de las estrategias de cntención de la pandemia de corornavirus agrega una capa adicional y significativa de protección, lo que hace que estar sentado en las proximidades de la cabina de un avión sea más seguro que la mayoría de los demás entornos interiores

La recopilación de datos de la IATA y los resultados de las simulaciones separadas se alinean con los bajos números informados en un estudio revisado por pares, recientemente publicado por Freedman y Wilder-Smith en el Journal of Travel Medicine.

Aunque no hay forma de establecer un recuento exacto de posibles casos asociados con vuelos, el contacto de la IATA con las aerolíneas y las autoridades de salud pública, combinado con una revisión exhaustiva de la literatura disponible, no ha arrojado ninguna indicación de que la transmisión a bordo sea común o generalizada de alguna manera. Además, el estudio de Freedman/Wilder-Smith apunta a la eficacia del uso de mascarillas para reducir aún más el riesgo.

También te puede interesar

Deja un comentario