One&Only ofrece complejo para turismo de incentivos

Redacción /Inversión Turística

One&Only Mandarina se suma a la colección de Resorts de ultra-lujo de la compañía One&Only, el complejo situado en un acantilado con vistas hacia el Océano Pacífico, al norte de Punta Mita, el complejo será promovido para el turismo de incentivos, bodas y celebraciones.

Este resort, compuesto en su totalidad de villas, cuenta con 104 villas independientes que flotan sobre las copas de los árboles o se posan contra los acantilados, y se distingue por sus santuarios, complejos turísticos, gastronomía innovadora; al igual que una amplia oferta de actividades para que grupos exploren y vivan el destino. El complejo ofrece a los huéspedes locaciones vibrantes con vistas incomparables de la selva, que maravillan a cualquiera y máxima privacidad y flexibilidad para crear experiencias personalizadas y eventos para toda ocasión.

Desde bodas, aniversarios, celebración de cumpleaños hasta retiros corporativos, lanzamientos, reuniones y más, el equipo de expertos del complejo crea planes especiales con diversas opciones de alimentos y bebidas, temáticas de entretenimiento que resaltan lo mejor de los sabores y cultura de la región. Sin olvidar el estándar de servicio excepcional de One&Only.

«Como complemento a las experiencias personalizadas, One&Only Mandarina puede ser reservado para uso exclusivo de los invitados, en donde podrán disfrutar de completa privacidad y acceso a las instalaciones. Y, como punto adicional, el complejo está habilitado para transformarse en un ambiente memorable y lugar apropiado para cualquier tipo de celebración o reunión», señaló la cadena hotelera en un comunicado.

One&Only Mandarina cuenta con espacios cerrados y abiertos:

·        Jetty Beach Club – Al borde del Océano Pacífico, esta área de playa se localiza en una cala apartada y cuenta con camastros, terrazas que dan hacia la playa, así como un ambiente relajado y elegante. Los huéspedes pueden disfrutar de frescos cocteles del día y, por la tarde, una bebida acompañados del atardecer o un refrescante chapuzón en cualquiera de las dos albercas de borde infinito o directo en la playa. Para eventos privados, Jetty Beach Club es extremadamente versátil, perfecto para diversos tipos de evento.

Frente a Jetty Beach Club y extendido sobre el mar está The Jetty, punto simbólico del complejo donde por las tardes encienden una fogata para que los huéspedes deleiten sus sentidos mientras piden su bebida favorita, contemplan las estrellas y sienten la brisa sobre su rostro.
Alma – Escondido en la espectacular ladera, Alma ofrece una experiencia de descanso y una cena junto a la piscina elevada y única, cuenta con terrazas bordeadas de cabañas y camastros, ideales para reuniones privadas y celebraciones. Alma es considerada el corazón del resort, pues los invitados tendrán vistas inigualables al mismo tiempo que gozan algún banquete al aire libre, ya sea desayuno, comida o cena; así como bebidas en The Treetop – bar principal con panorámica hacia el océano.
Carao – Lugar exclusivo para adultos que captura los paisajes más espectaculares -y de gran alcance- del atardecer en múltiples direcciones. Este hermoso refugio fascina con su alberca de borde infinito que se extiende sobre la ladera de la montaña y está suspendida sobre las aguas del océano, que se encuentra debajo. Un chef reconocido a nivel mundial – próximamente por anunciarse – traerá auténtica, pero reinventada cocina mexicana a este sitio de alta cocina.El complejo también ofrece espacios para conferencias que incluyen un salón cerrado de 2,750 pies cuadrados: el Salón Papelillo, así nombrado después de haber encontrado un árbol nativo en la propiedad. El patio que está junto a este salón tiene una capacidad de 80 personas, aquí pueden tomar bebidas, tener eventos estilo coctel o reuniones rápidas. Además, los grupos pueden aprovechar un amplio espacio pre-evento: la Sala de juntas Parota, que se comunica con una terraza abierta.

Para los que buscan festejar, y tener relajación total, lo pueden hacer en una de las seis cabinas de tratamiento en el Spa One&Only, ubicado debajo de un dosel de imponentes árboles de Higuera, la privacidad y serenidad que ofrece en medio de la selva tropical virgen es incomparable. Antes de disfrutar de las ofertas de bienestar holístico del spa, al llegar podrán gozar de máxima relajación sumergiéndose en un baño de barro, en la refrescante fuente natural, las piscinas frías, el cuarto de vapor y el sauna, los cuales cuentan con panoramas únicos de la selva. Además, en este espacio se encuentra un gimnasio de última generación totalmente equipado y una palapa de yoga al aire libre, el equipo de expertos en acondicionamiento físico puede crear programas personalizados para cumplir con los objetivos de bienestar para cada huésped.

One&Only Mandarina cuenta con opciones de aventuras acuáticas y terrestres, siendo la naturaleza el protagonista. Las actividades acuáticas se concentran en el Jetty privado del resort, donde los grupos tienen acceso directo a varios deportes, por ejemplo, kayak, stand up paddle, surf, navegar, excursiones en yate, expediciones para hacer pesca de altura y avistamiento de ballenas. A un costado del complejo, los huéspedes tienen como alternativa explorar miles de senderos naturales en The Flatlands, al igual que en los alrededores de la selva, practicar ciclismo de montaña, ATV todo terreno a través de estantes volcánicos, paseos a caballo, sin olvidar las lecciones en el Club Mandarina Polo & Equestrian (apertura a finales de 2020).

La comunidad Mandarina, hogar de One&Only Mandarina, presenta Experiencias Mandarina. Se trata de actividades diarias como: tirolesa, tenis, fútbol soccer, pickle ball, ciclismo y más. La famosa ciudad costera de Sayulita se encuentra a sólo 15 minutos en automóvil al sur de Mandarina, allí brindan excursiones y aventuras gastronómicas. Conocida por el surf y por sus característicos cafés a la orilla de la playa y artesanías tradicionales, las calles de Sayulita transmiten una sensación de tranquilidad junto al mar donde los turistas disfrutan de la cocina típica mexicana. Mientras los artesanos locales crean regalos y productos, las boutiques de moda bordean las sinuosas calles empedradas. Como adición a esta serie de actividades, en el destino se dan tours al mercado de pescado y demostraciones de cocina con chefs locales en Punta Mita; excursiones de snorkel en catamarán en los alrededores de Bahía de Banderas, aventuras de navegación de lujo con pintorescas panorámicas de la costa frente a las montañas de la Sierra Madre, viajes safari en el mar al pequeño pueblo pesquero de Quimixto, donde los grupos pueden montar a caballo en un sendero hasta llegar a una cascada y un pozo de agua dulce; y mucho más.

También te puede interesar

Deja un comentario