Pacific Coast Highway – South

Colaboración Especial / Inversión Turística  

Si alguna vez pensó en una razón para rentar un convertible, este viaje por carretera lo es. Imagine el sol en su cara y el viento en su cabello mientras maneja por la “PCH”.

Primera parada: Santa Barbara

Hay escapes junto al mar, luego está una suave media luna de la costa de California que conecta playas impresionantes con montañas, viñedos y barrios eclécticos. También conocida como «La Riviera Americana», Santa Barbara es todo lo que alguna vez imaginaste del estilo de vida del sur de California.

Disfruta de un clima mediterráneo de ensueño, camina por State Street para hacer un poco de shopping, renta un kayak desde East Beach para remar en Stearns Wharf, visita el clásico Old Mission Santa Barbara y recorre El Presidio de 1782. Luego, explore el barrio de moda en la ciudad: los almacenes rehabilitados de The Funk Zone, que ahora alberga salas de cata urbanas, estudios de artistas y boutiques de moda.

¿Dónde hospedarse? Si estas en el ánimo de consentirte Santa Bárbara tiene muchas opciones de asegurarte de que estés felizmente mimado. Considere Belmond El Encanto, con jardines en terrazas y vistas panorámicas al Pacífico. Incrustado en las colinas sobre la ciudad, se siente como un enclave privado que no llama la atención ni parpadea, solo es pura relajación y escenarios dignos de suspiros.

Segunda parada: Malibu

Con más de 51 kilómetros a lo largo del Pacífico, Malibu ha logrado un estatus mítico entre las ciudades playeras de California. Las estrellas de Hollywood y deportistas famosos viven en mansiones frente al mar con asientos de primera fila para ver surfistas y puestas de sol inolvidables.

Comienza el día en Malibu Farms, el café y restaurante orgánico que se encuentra justo en el muelle. O navega sintiendo el aire fresco y prueba una de las famosas hamburguesas de Malibu Seafood, justo enfrente de Dan Blocker Beach.

¿Dónde hospedarse? Pasa la noche como un conocedor, consigue una habitación en el hotel de 47 habitaciones Malibu Beach Inn, antiguamente un hotel en la llamada Billionaire’s Beach (la playa del multimillonario), que fue remodelado originalmente por el magnate de Hollywood David Geffen.

Tercera parada: Venice Beach

Surfistas, patinadores y estrellas: Venice Beach es el vecindario “extremo” de L. A., donde el surf se une al circo humano. Sin duda, muchos consideran que Venice Beach es el epicentro de la personalidad extravagante y peculiar de Los Ángeles.

Venice es más famosa, quizás, por Muscle Beach, un tramo de arena acentuado con un gimnasio al aire libre que es un imán para ‘body builders’, exhibicionistas alegres y muchos espectadores.

Y si el ejercicio no es lo tuyo, camina por Abbot Kinney Boulevard, llamado así por el excéntrico inversor inmobiliario que construyó Venice a principios del siglo 20 para reflejar su ciudad italiana favorita (puede hacer un recorrido por los canales de esta Venice.). Aparte de encontrar las mejores boutiques de decoración y moda, Abbot Kinney Boulevard atrae a gourmands de todo el mundo. Dos de los restaurantes que atraen a las masas fueron lanzados por el chef Travis Lett: Gjusta es una aclamada panadería y una tienda de delicatessen conocida por sus sándwiches decadentes, mientras que Gjelina atrae multitudes constantes por sus ingeniosos platillos vegetarianos, pizzas y sorpresas como el stroganoff de conejo.

¿Dónde hospedarse? Para hospedarse en el centro de la cultura de Venice, reserve una habitación en el Hotel Erwin, un hotel boutique de estilo retro-surfista que durante las últimas cinco décadas ha sido una ventana a este mundo maravillosamente extraño, dando la bienvenida a los viajeros de todo tipo en todo el mundo.

Cuarta parada: Laguna Beach

Laguna Beach en el Condado de Orange es un paraíso costero – desde sus impresionantes mansiones en las colinas hasta sus coloridas calles en el centro – que se unen al borde de un mar azul brillante. Esta es una tierra de juegos para adultos, con lugares románticos, terrazas perfectas para brindar para brindar al atardecer, resorts de lujo para consentirse y una legitima comunidad artística.

La escena artística de Laguna Beach se remonta a principios del siglo XX, cuando los acantilados de la zona se convirtieron en un escenario popular para los directores de películas mudas. Hoy en día, docenas de galerías se encuentran en el centro de la ciudad, como Kush Fine Art, Virga Gallery y Laguna Art Lounge. Cerca de allí, el Museo de Arte de la Laguna exhibe piezas de artistas de California y obras que expresan la vida en el estado. Cada verano, la ciudad también es sede de un puñado de festivales de arte popular. El Sawdust Art & Craft Festival presenta arte local en un escenario al aire libre, que incluye fotografía, joyería, arte de surf y vidrio soplado a mano, mientras que el Festival of Arts Pageant of the Masters rinde homenaje a obras maestras famosas con cuadros vivientes (pinturas vivas), donde los actores se hacen pasar por las obras de arte.

¿Dónde hospedarse? Si alguna vez has soñado con tener tu propia casa en la playa, puede que se parezca al Montage Laguna Beach, lleno de arte y estilo. Elegante y relajado, el complejo frente al mar alberga el Spa Montage Laguna Beach, donde los tratamientos de inspiración local incluyen el masaje de flores silvestres de California y el tratamiento corporal Seaside Renewal. Después, disfrute de una sauna de secoyas secas o sumérjase en la bañera de hidromasaje del spa.

Última parada: San Diego

Termina este road trip en esta soleada ciudad costera. Con barrios animados, una escena de cerveza artesanal de renombre internacional y uno de los parques urbanos más hermosos del mundo, hay una gran cantidad de San Diego para explorar más allá de sus famosas playas. Experimente esta ciudad dinámica mientras recorre el vibrante barrio de Gaslamp Quarter, visita los animales exóticos en el Zoológico de San Diego en Balboa Park o disfrute de un partido de beisbol de los Padres en Petco Park.

Little Italy, North Park, South Park, East Village; los diversos vecindarios de San Diego están llenos de personalidad y hallazgos locales. Estos enclaves amigables con los peatones son el epicentro del floreciente movimiento culinario de San Diego, la escena artística progresiva y el auge de la cerveza artesanal. Comience su propio muestreo en North Park, el vecindario que bordea el lado noreste de Balboa Park. Cerca de la esquina de 30th Street y Upas Street, disfrute de un plato y una lista de vinos con muchos añejados franceses y californianos en el clásico y moderno bistro francés The Smoking Goat, o visite el favorito de los locales: Carnitas’ Snack Shop (el menú cambia diariamente, según las frutas y verduras frescas y otros ingredientes disponibles ese día).

¿Dónde hospedarse? Las mañanas en Rancho Valencia comienzan con jugo de naranja recién exprimido entregado en su puerta, creando un nuevo estándar por el cual se deben medir todas las mañanas. Ese pequeño gesto es indicativo de la experiencia en este resort de cinco estrellas cerca de Del Mar en el condado de San Diego, donde la misma atención al detalle se aplica a todo, desde el exuberante paisaje al diseño de hacienda. Incluso hay un menú de comida para perros hechas a pedido para viajeros caninos.

Aquí, su habitación es una casita mediterránea más grande que un apartamento de ciudad, techos con vigas, muebles rústicos, una acogedora chimenea y un patio con jardín. Elija una suite con tina, una ducha de vapor o incluso un jacuzzi al aire libre, ideal para relajarse con bocadillos de caviar y una media botella de burbujas en el menú del servicio de habitaciones.

También te puede interesar

Deja un comentario