Aeroméxico-Delta duplican número de pasajeros transportados en el mercado transfronterizo

*Pediría Aeroméxico compensación a Boeing ante las afectaciones por la suspensión del 737 MAX

Nadia Hernández Soto / Inversión Turística

A dos años del Acuerdo de Colaboración entre Aeroméxico y Delta Air Lines en sus rutas México-Estados Unidos, las aerolíneas han sumado 14.4 millones de usuarios de mayo de 2017 a abril de 2019, que se traduce a un número duplicado de pasajeros transportados en el mercado transfronterizo.

Lo anterior fue anunciado en rueda de prensa conjunta de las líneas aéreas, en la que Nicolás Ferri, vicepresidente de Latinoamérica y Alianzas en las Américas de Delta, precisó que hace dos años, “lanzamos 12 nuevas rutas; a marzo de 2019, volamos a 33 destinos en Estados Unidos sin escalas saliendo de 11 ciudades de México”, explicó sobre el crecimiento.

Este incremento, dijo, es mayor a lo que proyectaron en el momento de realizar el Acuerdo de Colaboración, pues se han aumentado en 11.3% las operaciones a tiempo gracias a las sinergias que se han generado en el Centro de Operaciones de México.

Por su parte, James Sarvis, vicepresidente Ejecutivo de Operaciones de Grupo Aeroméxico, consideró que el crecimiento es debido a la mayor homologación de procesos, que también ha permitido una mejora en los tiempos de manejo de equipaje en 19% interanual.

Ferri reconoció que, en estos dos años, se han sumado más jugadores de los previstos, “cuando se abrieron los cielos entre Estados Unidos y México, cualquiera podía volar una ruta entre ambos países, y en ese momento sí vimos una oferta, cosa que sí se había previsto, pero había más oferta adicional de lo que habíamos pensado. Ahora vemos que ya se está racionalizando la oferta, es mucho más sana, y nosotros, siendo el líder del mercado (Delta-Aeroméxico), tenemos una posición muy relevante para que a partir de ese momento seamos la elección número uno del cliente”, expuso.

Respecto a los trabajos de ampliación y mantenimiento del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, (AICM), Sarvis consideró positivos y necesarios las labores, sin embargo, puntualizó que se debe reordenar los slots.

“El problema de los slots es muy real. Sólo tenemos un determinado número de minutos al día donde podemos aterrizar y es algo que tenemos que cambiar. Hemos sido muy abiertos con el gobierno pidiéndole que se aprendan lecciones de otros aeropuertos controlados alrededor del mundo donde han sido más exitosos que nosotros en el tema”, añadió.

Cabe recordar que el gobierno federal ha anunciado la construcción de una tercera terminal en el AICM, a lo que ejecutivos de ambas aerolíneas coincidieron positiva la medida para tener operaciones más fluidas.

Es conveniente porque “tenemos 40% de la operación en áreas remotas, por lo cual los usuarios tienen que tomar un autobús del avión al aeropuerto. Queremos más puertas de salida no sólo para poder manejar lo que tenemos hoy, sino para poder crecer”, indicó Sarvis.

En el tema del 737 MAX8 del fabricante estadounidense Boeing que aerolíneas de todo el mundo han tenido en tierra luego de dos accidentes con estas aeronaves, Sarvis no dio una cifra de pérdidas económica para Aeroméxico por esta medida.

“Entre más tarden (en volver a operar) mayor es el impacto económico. Hemos movido mucho nuestros aviones; aquellos que íbamos a vender, que íbamos a devolver, los hemos retenido. La parte de la flota ha sido muy agresiva en orden de mantener la mayor cantidad de asientos posibles, pero no voy a mentir: el impacto económico ha sido por la baja de los MAX y el costo del combustible, que sube de una forma muy rápida. Sí nos hace daño”, señaló.

El directivo de Aeroméxico confió en que los cambios en el software del avión Boeing 737 MAX 8 serán eficientes, para lo cual trabajarán en capacitar a los pilotos con el nuevo sistema.

Admitió que tener el avión sin operar ha generado gastos para la aerolínea mexicana, por lo cual podrían buscar una compensación por parte de Boeing.

“Es un impacto económico la baja de los MAX y el costo del combustible, que sigue subiendo. Nos impactará parte del verano porque para la segunda semana de junio ya hubiéramos tenido toda la flota en el aire, donde más somos rentables…Pero hacemos tanto para contrarrestar. Estamos en la decisión en cómo hacer con Boeing para que nos ayuden”, indicó el directivo.

También te puede interesar

Deja un comentario