Southwest Airlines, la más afectada por el avión 737 Max

*Pierde Aeroméxico 10 mdd en ingresos

Ángel Iturralde / Inversión Turística

El fabricante de aviones Boeing descubrió que su avión 737 Max con meses de operación comercial, tenía una alerta de seguridad en la cabina de mando que no estaba funcionando como debería, pero no informó de ese hecho a las líneas aéreas ni a las autoridades federales sino hasta que uno se estrelló.

La característica estaba diseñada para advertirles a los pilotos cuando un sensor crucial pudiera estar proporcionando información incorrecta acerca de la inclinación de la nariz de la aeronave, señaló este domingo el fabricante.

Pero meses después del debut del avión en 2017, indicó Boeing, sus ingenieros se percataron de que la luz de advertencia del sensor sólo funcionaba cuando las aerolíneas compraban una característica opcional distinta.

Los sensores fallaron durante un vuelo en Indonesia en octubre y en otro en Etiopía en marzo, lo que provocó que el software del avión inclinara la nariz. Los pilotos no lograron recuperar el control de ninguno de los dos y se estrellaron, lo que dejó un total de 346 muertos.

Se desconoce si el haber tenido la luz de advertencia hubiera evitado tanto el choque del vuelo de la aerolínea Lion Air o el de un Max de Ethiopian Airlines el 10 de marzo cerca de Adis Abeba. Sin embargo, la revelación de Boeing el domingo generó nuevas interrogantes sobre la sinceridad de la compañía con las autoridades de aeronáutica y con las aerolíneas que son sus clientes.

Boeing dijo de nuevo que era seguro volar el avión sin la alerta sobre los sensores, conocida como luz de desacuerdo sobre el ángulo de ataque. Otros indicadores les dan información suficiente a los pilotos sobre la velocidad del avión, su altitud, el desempeño de los motores y otros factores para volar con seguridad, añadió la empresa.

Un portavoz de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) dijo que esa agencia fue notificada en noviembre de la luz de aviso que no funcionaba, después de que un 737 Max de Lion Air se estrelló el 29 de octubre en Indonesia. Indicó que los expertos de la FAA determinaron que el hecho de que el indicador no funcionara en la cabina era un factor de bajo riesgo.

«Sin embargo, la comunicación oportuna o previa con (las aerolíneas) podría haber ayudado a reducir o eliminar posibles confusiones”, afirmó el vocero en un comunicado.

En los manuales que Boeing le dio a Southwest Airlines, la línea aérea que cuenta con más aviones Max y 737 en general, la luz de advertencia aparecía como una característica estándar, justo como venía en los 737 más antiguos, según Brandy King, vocera de Southwest.

Después del choque de Lion Air, señaló King, Boeing le notificó a Southwest que había descubierto que las luces no funcionaban sin los indicadores opcionales de ángulo de ataque, por lo que Southwest también comenzó a añadir esa característica opcional. Eso le permitió a la aerolínea activar las luces de advertencia de desacuerdo con el sensor en sus 34 jets Max a principios de año, señaló.

King describió que ambas características eran «suplementarias” y «de asesoría” a otra información proporcionada a los pilotos durante los vuelos.

Se suponía que el indicador debía decirles a los pilotos cuando las mediciones de los sensores sobre la inclinación de la nariz del avión parecen contradecirse, un indicio de que la información recopilada por los sensores no es confiable. Boeing les dijo a las aerolíneas que la luz de advertencia venía como equipo estándar en todos los Max.

Sin embargo, los ingenieros de Boeing rápidamente se percataron de que la luz de advertencia sólo funcionaba si las líneas aéreas también adquirían un medidor opcional que les decía a los pilotos cuál era la inclinación de la nariz del avión con relación al aire que choca contra él. La empresa dijo que el problema se deriva de un software que recibió. Un portavoz de Boeing declinó dar el nombre del proveedor.

Boeing indicó, como sus expertos determinaron que la luz que no funcionaba no afectaba la seguridad, la empresa decidió corregir el problema al desconectar esa alerta de los indicadores opcionales en la siguiente actualización del software sobre los instrumentos de la cabina.

No les informó a las aerolíneas ni a la FAA acerca de esta decisión

La compañía espera que la FAA y autoridades aeronáuticas extranjeras le autoricen a que el Max vuelva a volar antes de que concluya el verano. Cuando así sea, señaló Boeing, la luz de advertencia se incluirá como equipo estándar, no opcional.

Se ordenó que casi 400 jets Max se quedaran en tierra en todo el mundo a mediados de marzo tras el choque en Etiopía. Boeing está trabajando para corregir el software que inclinó las narices de los aviones con base en información errónea proporcionada por los sensores, y en proporcionarles a los pilotos más datos sobre los sistemas automáticos del avión.

El Departamento de Justicia efectúa una investigación penal en torno a si Boeing engañó a las autoridades acerca de las características del avión, incluido el software de control de vuelo. La empresa también está siendo escudriñada por comisiones del Congreso y por el inspector general del Departamento de Transporte, y enfrenta un creciente número de demandas incoadas por familiares de los pasajeros muertos.

En tanto, en México, Andrés Conesa dirige la única aerolínea que opera las versiones MAX del 737, la cual suspendió los vuelos de sus 6 equipos MAX 8, después del accidente en Etiopía.

Por lo anterior, Aeroméxico ha perdido, hasta el momento, 10 millones de dólares en ingresos, aunado a la caída del 6.4 por ciento que según reportó si informe en flujo operativo durante el primer trimestre del año.

En su oportunidad, Conesa indicó que “no estamos considerando (los equipos) MAX en nuestros planes operativos para abril y mayo. Planificamos que los aviones comiencen a operar nuevamente durante la primera semana de junio”, dijo el director general de Aeroméxico.  

Así, Aeroméxico espera que se puedan operar dichas aeronaves antes del periodo vacacional de verano. Asimismo mantiene sus pedidos de aeronaves, que en el siguiente lustro sumarían 90.

También te puede interesar

Deja un comentario