Noticia

Ingreso a famosa ciudadela de Machu Picchu cambiará en julio

 

Luis Merelles / Inversión Turística

 

Con miras a mejorar la conservación de la más asombrosa ciudadela de piedra inca, el ingreso a Machu Picchu, la joya de la corona del turismo de Perú, se realizará desde julio en dos turnos.

“El objetivo es tener una visita más ordenada y circuitos más fluidos de turistas” dentro de la ciudadela enclavada en las verdes montañas amazónicas del sureste, dijo Elías Carreño, el coordinador del plan nacional para conservarla.

Las nuevas medidas recogen las sugerencias de la UNESCO y de un estudio realizado en 2015 por el arqueólogo estadounidense Douglas Comer, un experto en gestión de sitios arqueológicos, que buscan evitar que Machu Picchu se sature de turistas.

Desde las seis de la mañana hasta el mediodía podrán ingresar hasta 3.627 visitantes, que equivalen a 55% de la máxima capacidad de carga de la ciudadela inca. Luego, desde el mediodía y hasta las 17.30 horas, la cifra de visitantes podrá llegar hasta 2.673 turistas.

Carreño explicó que en el pasado los visitantes podían permanecer todo el día en el lugar, pero que el 75% solo se quedaba hasta el mediodía. Añadió que con el nuevo turno de la tarde se busca evitar la “aglomeración” que ocurría por las mañanas.

Los precios de los boletos de entrada animan a los visitantes a tomar el turno de la tarde, que es más barato y cuesta 30,5 dólares, mientras que el de las mañanas alcanza los 46,3 dólares.

Según las nuevas reglas, todos los turistas tendrán que realizar de forma obligatoria el recorrido dentro de la ciudadela en grupos de hasta 16 personas junto a un guía turístico.

Los cambios en el lugar más visitado de Perú regirán desde julio, cuando una comisión evaluadora de la UNESCO entregue en la ciudad de Cracovia su informe al Comité del Patrimonio Mundial sobre las acciones de protección iniciadas por el país andino.

Fernando Astete, el director del parque arqueológico de Machu Picchu, dijo que por lo general los turistas recorren tres circuitos a través de templos, relojes solares y rocas sagradas para los incas. Indicó que en promedio los visitantes diarios sumaron unas 3.000 personas durante 2016, aunque en “una o dos ocasiones han sumado hasta 5.000 personas”.

No todos están contentos con las nuevas medidas. “No es justo que quienes vuelan miles de kilómetros desde todas partes del mundo para ver Machu Picchu, solo la recorran una cuantas horas”, dijo Miguel Mejía, un fotógrafo documentalista peruano que ha retratado “la ciudad perdida de los Incas” que fue redescubierta en 1911 por el explorador estadounidense Hiram Bingham III tras quedar en el abandono desde el siglo XVI con la conquista de los españoles.

La ciudadela de piedra fue construida en el siglo XV como santuario religioso, ceremonial, astronómico y agrícola durante el apogeo de la cultura Inca y se ubica en la Amazonía del sureste peruano a 2.430 metros de altitud, en la región turística de Cusco.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: