¿Dónde están los mercadillos navideños más bonitos y famosos de Europa?

Redacción / Inversión Turística

El espíritu navideño todo el continente europeo está enmarcado con tradiciones y gastronomía de temporada como el ponche caliente en mano, en ambiente de casas de jengibre, artesanía, música y norias que inundan de luz.

Estos son los mercadillos más espectaculares de Europa

HELSINKI (FINLANDIA)

La tradición comenzó en 1949 cuando los habitantes de Helsinki iluminaron la arteria principal de su ciudad, Aleksanterinkatu, como gesto de esperanza después de los oscuros años de la guerra. Hoy, la capital finlandesa ofrece un caudal navideño que asalta los cinco sentidos. Componen la postal las infinitas velas que parpadean en las ventanas de tiendas, cafeterías y casas particulares. También las visitas diarias de San Nicolás y el nostálgico carrusel. Y, cómo no, la variedad, calidad y diseño de los puestos que ocupan la plaza del Mercado y el antiguo mercado de las Flores, hogar de la icónica y querida estatua de Havis Amanda.

JUSSI HELLSTEN

Más de cien artistas, artesanos y vendedores participan en el festival estas Navidades con el acento puesto en la sostenibilidad. Desde mermeladas, mostazas y otras delicias de temporada a joyas y cosméticos naturales, calcetines de lana y sombreros… el shopping va a llevar la etiqueta de «hecho a mano». Todo regado con el obligado glögi, el vino caliente con especias finlandés que algunos mixólogos modernos transforman ahora en novedosos cócteles. Cuándo: del 27 de noviembre al 22 de diciembre.

BASILEA (SUIZA)

El mercado de Navidad de esta ciudad a orillas de Rin ocupa las plazas de Barfüsserplatz y Münsterplatz y está considerado como uno de los mayores y más bellos de Suiza. Es más, este 2021 ha sido elegido como el mejor mercadillo de Europa, según la plataforma European Best Destinations. Aquí toca probar un vaso de Glühwein (tinto o blanco) y empezar a explorar. En pleno casco antiguo, comerciantes y artesanos ofrecen sus productos en 130 rústicas casetas de madera. Abundan las delicias para el paladar, desde gofres a los auténticos läckerli de Basilea (un tipo de pan de especias), la típica raclette suiza o las salchichas asadas de toda la vida.

JAN GEERK

Hay que fijarse en cada puesto porque algunos son auténticas obras de arte. Un ejemplo es el puesto Kulpa Weihnachtskugeln, que emula un gigantesco envoltorio de regalo y vende un surtido casi interminable de bolas navideñas pintadas a mano. Por cierto que estos días, en la Fundación Beyeler acoge una deslumbrante exhibición de Goya. Cuándo: Del 25 de noviembre al 23 de diciembre.

GENGENBACH (ALEMANIA)

Tim Burton eligió esta ciudad medieval en la Selva Negra para rodar escenas de Charlie y la fábrica de chocolate. Si busca magia, sírvase en Gengenbach dos tazas. Gran parte de su gancho navideño es culpa del propio Ayuntamiento que, desde hace varias décadas transforma sus 24 ventanas en el calendario de Adviento más grande del mundo. Antes de la pandemia más de 100.000 visitantes llegaban hasta este rincón al sureste del país para unirse al delicioso ritual de abrir las ventanas del edificio del siglo XVIII y ver qué sorpresas deparaban. En el pasado han sido decoradas con obras de artistas como Marc Chagall y Andy Warhol.

JORG SCHONER

Y junto al calendario, hay despliegue de puestos en el mercadillo navideño contra un telón de fondo que no puede ser más fotogénico: laberinto de callejuelas, casas de colores con entramados de madera, torres medievales… hasta un ‘caballero de piedra’ que recibe en la fuente de la plaza del mercado. Cuándo: del 30 de noviembre al 23 de diciembre.

TRONDHEIM (NORUEGA)

No es quizá la primera urbe noruega que viene a la cabeza, aunque Trondheim es la ciudad más antigua del país y el final de un camino de peregrinación más importante del norte de Europa: la Catedral de Nidaros, construida sobre la tumba de San Olav, es el equivalente a nuestro Santiago de Compostela. Añadamos a estos datos el hecho de que es ciudad de estudiantes, el primer destino para bicicletas del país y una de sus mecas gastronómicas. Ah, el invierno es el momento ideal para ver auroras boreales.

OYVIND BLOMSTERENG

Después de este cóctel de presentación hay que decir que el mercado Navidad de Trondheim se celebra en el centro de la ciudad. Al brillo de la decoración hay que añadir la maravillosa luz azul de invierno y la opción de dar un paseo a caballo o deslizarse en trineo. Inaugurado en 2003, con solo cinco puestos, hoy el mercado consta de más de 90 expositores y unos cien eventos culturales. Cuándo: del 1 al 19 de diciembre.

TOULOUSE (FRANCIA)

Desde finales de noviembre, la Ciudad Rosa vive una invasión de luces y sabores. Huele a vino caliente, a chocolate, queso fundido y especias en el Capitole, la plaza del Ayuntamiento que se convierte en un gran mercadillo con un sinfín de tentaciones gourmet. Otros rincones indispensables (Place Wilson, Place Saint-Georges, Place Esquirol…) se llenan de guirnaldas y árboles de Navidad. No faltan la casa ni el tiovivo de Papá Noel en La Rue d’Alsace-Lorraine y la fachada del Hôtel-Dieu se convierte en un espectacular mapping láser que proyecta impresionantes coreografías luminosas a orillas del Garona. Cuándo: del 26 de noviembre al 26 de diciembre.

P. NIN

Aunque si hablamos de resplandor hay que hablar del Festival des Lanternes (hasta el 1 de febrero), un espectáculo lumínico con hasta 2.500 dispositivos de luz gigantes envueltos en seda. La cita es al aire libre, en el Parque Ritouret de Blagnac.

FUNCHAL (MADEIRA, PORTUGAL)

La capital de Madeira, la exuberante isla portuguesa en medio del Atlántico, es una alternativa navideña algo más exótica pero también con larga tradición. Funchal, hecha a escala humana y por tanto perfecta para recorrer a pie, despliega las casetas de su bonito mercadillo en la céntrica avenida Arriaga. Ahora bien, lo que distingue verdaderamente a la coqueta urbe madeirense es su trazado en forma de anfiteatro.

SHUTTERSTOCK

Cada Navidad, toda Funchal se convierte en un grandioso belén iluminado con miles de bombillas en sus calles como si fueran ríos que dan a parar al mar. En este escenario, no es de extrañar que la noche del 31 los fuegos artificiales hayan cosechado fama planetaria. Es más, desde 2006 están reconocidos oficialmente por el libro Guinness de los Récords como el mayor espectáculo pirotécnico del mundo. Cuándo: del 1 de diciembre al 9 de enero. Más información en http://www.visitmadeira.pt/es-es

BRNO (REPÚBLICA CHECA)

La metrópoli de Moravia del Sur es una de las joyas secretas más bellas del corazón de Europa. Enclavada a una hora de Austria y a otra de Eslovaquia, Brno es la segunda ciudad en importancia de Chequia. Y aunque le ha tocado la difícil tarea de competir con el fulgor de Praga, cuando hablamos de Navidad ambas dibujan una estampa idílica. Antes de deambular por sus calles adoquinadas, sus casas estilo Art Nouveau y las agujas góticas que despuntan en el horizonte, lo suyo es hacerse con un ponche caliente o un licor de miel.

PAVEL GABZYL

Una vez templados hay que poner rumbo a Námestí Svobody (plaza de la Libertad), lugar de encuentro de forasteros y lugareños durante las fiestas. Allí se levantan los puestos de artesanía popular, dulces y otros manjares típicos de la temporada. En esta plaza se levantó el primer árbol de Navidad iluminado del país, allá por 1924. Otros mercadillos interesantes son los de Zelný trh (Mercadillo de Col) o el Moravské námstí (plaza Morava). En todos acompaña la música. No en vano, Brno es una de las Ciudades Creativas de la Música, un reconocimiento de la Unesco a su oferta y herencia musical. Cuándo: del 26 de noviembre al 23 de diciembre.

EDIMBURGO (REINO UNIDO)

La Ciudad de los Festivales, como es conocida la vibrante capital de Escocia, cuenta con una versión navideña, faltaría menos, que se celebra junto a Princess Street, la calle comercial por antonomasia, además del lugar con las mejores vistas a la ciudad antigua y el castillo de Edimburgo. Allí se alza el mercadillo con infinidad de ideas para llenar el calcetín o perderse sin rumbo fijo entre guirnaldas, angelotes y estrellas luminosas. Posibilidad de conocer al mismo Papá Noel también hay en los West Princes Street Gardens, con laberinto de árboles de Navidad incluido.

VISIT BRITAIN

No falta tampoco el Belén, instalado en St. Andrew Square. Y si hace falta entrar en calor nada como practicar un poco de patinaje sobre hielo en la pista de George Street. Solo quedaría ya el clásico viaje en noria para ver la ciudad desde el aire. The Forth 1 Big Wheel arroja la mejor panorámica a vista de pájaro de esta ciudad medieval. Aunque si necesita algo más de adrenalina, el Star Flyer, una de esas atracciones con sillas voladoras que dan vueltas a velocidad de vértigo, promete un rato memorable. Cuándo: del 20 de noviembre al 4 de enero.

También te puede interesar

Deja un comentario