Rinde homenaje La Cantina Palacio a la chef Josefina Santacruz

Redacción / Inversión Turística

La chef Josefina Santacruz originaria de la Ciudad de México, fue expuesta a diferentes maneras de cocinar y tipos de cocina mexicana: desde la de los puestos de la calle hasta la alta cocina, pasando por la comida casera y los típicos dulces mexicanos elaborados con los más auténticos ingredientes.

Hoy con 30 años de experiencia La Cantina Palacio de El Palacio de Hierro, Polanco, le rindió un homenaje con un menú-maridaje en compañía de sus amigos más cercanos: Federico López, especialista en eventos, Sergio Camacho, quien se dedica a banquetes, Alfredo Villanueva, encargado del restaurante Villa Tórel, ubicado en Valle de Guadalupe. Como anfitrión de la noche fungió el chef ejecutivo de El Palacio de Hierro, Guillermo Martínez.

Josefina estudió administración hotelera en la Universidad Iberoamericana, además de diversos cursos en The Culinary Institute of America en Nueva York, así como una estancia en Londres donde practico la cocina de la India, medio Oriente y Asia.

Su constante necesidad de aprender la han llevado a diferentes lugares del mundo como Londres, Nepal, Zanzíbar, Mali, Burkina Faso, Vietnam, Francia y España entre otros.

Actualmente Josefina es propietaria de un restaurante en una de las colonias más cosmopolitas de la Ciudad de México: Sesame, que ofrece platillos de varios países y regiones asiáticas como India, Vietnam, China y Japón. Además, es socia de la conocida terraza Supra, donde su menú está basado en comida de medio Oriente y están diseñados para compartir y así poder probar su gran variedad.

La Cena-Homenaje de la noche constó de un Bun de lechón confitado, preparado por Federico López, con una reducción de soya, habanero, rábanos, cilantro, pepinos y cebolla, seguido de unas Ostras Rockefeller de Sergio Camacho, con pancetta, espinaca echalote y queso gruyere, compartiendo el segundo tiempo con el chef Alfredo Villareal que nos deleitó con unas berenjenas asadas con jocoque, mojo de hojas y jurel ahumado. El tercer tiempo a cargo de Guillermo Martínez con un Pollo Kiev, pommé mousseline y espárragos a las brasas, terminando dulcemente con unas crepas de cajeta.

Como en todos los homenajes a mujeres cocineras, se le obsequió una pieza de edición limitada que se diseñó en los talleres de TANE elaborada en plata y vermeil, la tiene forma de mazorca en honor a su gran trayectoria. El Palacio de Hierro ha instituido en colaboración con Culinaria Mexicana, este reconocimiento único en México para las cocineras y chefs mexicanas y se ha entregado los últimos 4 años.

El Palacio de Hierro, una vez más, reconoció a una gran chef mexicana en honor a su trayectoria.

También te puede interesar

Deja un comentario