La hospitalidad impulsa a México a una posición envidiable en la recuperación de la industria de viajes (OPINIÓN)

Por Ana Paola Durón, Country Manager en México, Amadeus 

  
¿Quiénes somos? ¿a dónde vamos? ¿qué sucederá? Estas preguntas, generalmente asociadas con problemas personales, migraron al mundo empresarial y específicamente a la industria de viajes con toda la disrupción causada por el COVID-19. Poco a poco, los países se abren, las empresas vuelven a funcionar y la gente vuelve a su insustituible interés por los viajes, ya sea por ocio o por trabajo. Así, las preguntas al comienzo de este párrafo comienzan a tornarse menos grises, y ya es posible observar una reanudación, todavía tímida y ciertamente recién iniciada.

Amadeus participa en varias iniciativas para medir la fuerza de la recuperación, y una es el Skift recovery Index, en el que proporcionamos datos de búsqueda de viajes. La comprensión de estos datos, además de la información proporcionada por otras empresas, está ayudando a monitorear una «nota de recuperación» global y otra específica para algunos países; y México es uno de ellos. De esta manera, ya podemos imaginar algunos escenarios y conocer un poco los caminos que está tomando la industria de viajes para su recuperación.

El Skift Recovery Index se actualiza semanalmente y comienza con una referencia del 100% correspondiente a la misma semana de 2019, con puntos que emulan un porcentaje de recuperación. Por lo tanto, si un determinado puntaje es del 50%, significa que ese mercado ha alcanzado la mitad del tamaño observado en la misma semana 12 meses antes. México es uno de los mejores países entre los 22 que figuran en el índice.

El índice global se encuentra actualmente en un 43%. México está en un 53,7%. El turismo en México ha observado una recuperación muy rápida comparada con otros países analizados en el índice, habiendo crecido más de 30 puntos desde su posición más baja, 21.3%, a mediados de abril. El país posiblemente se vio afectado positivamente por el crecimiento del índice en Estados Unidos, que fue hasta el 14,5% y ahora tiene una puntuación del 45,8%.

Comparando a México con otros países latinoamericanos en el índice, tanto Brasil (43,4%) como Argentina (19,2%) se encuentran en un nivel más bajo, lo que indica una buena recuperación de viajes independientemente de los problemas pandémicos que aún enfrenta.

La recuperación del sector de viajes de autos es impresionante, alcanzando el 61%, después de una base del 5% en abril. El sector de autos también es el más avanzado en el índice mundial, pero con una recuperación del 46%. Esto indica claramente que los mexicanos están prefiriendo, en un principio, hacer viajes más cortos, pero ya sienten cierta seguridad para apostar por este medio de transporte para llegar a sus destinos.

Esto representa una gran oportunidad para los agentes de viajes, ya que las ventas de autos generalmente se asocian con márgenes más altos para los vendedores de viajes que los observados en la industria aérea. Los agregadores como AgentCars han hecho un trabajo muy interesante al difundir este contenido y ayudar con la recuperación, incluso a través de Amadeus Travel Platform.

La vertical de vuelos muestra un índice de recuperación del 37%, lo cual es bueno comparado con el 29% del mercado global de vuelos, pero el grueso del buen posicionamiento de México en el mercado de viajes en comparación con sus pares radica en el sector de la hospitalidad. En él, el país alcanzó un impresionante índice de recuperación de un 66%, muy por encima de la recuperación mundial del 43% y muy bueno especialmente si se compara con sus vecinos latinoamericanos: Brasil con 51% y Argentina con 12%.

Destaca el buen trabajo que están haciendo las propiedades mexicanas para atraer e informar claramente a los viajeros sobre las políticas de saneamiento y salud, pero también la importante inversión en tecnología. Por ejemplo, Posadas fortaleció recientemente su relación con Amadeus utilizando Media Solutions para aumentar las reservas.

El índice total todavía tiene en cuenta otros factores, como la macroeconomía y el nivel de actividad del viajero. Lo que ya podemos ver es que ciertamente existe una voluntad de viajar que comienza a mostrar algunas señales más sólidas, pero aún se ve frenada por la propia pandemia.

Frente a los desafíos, es fundamental hacer un uso masivo de la tecnología para mejorar la eficiencia en toda la cadena de viajes y, especialmente, invertir en datos y publicidad dirigida para conocer y llegar a los nichos de recuperación más sólidos. Si bien esperamos cómo será el desarrollo de la pandemia, las cifras ya muestran que es posible recuperarse, primero en viajes domésticos y de ocio, y luego en viajes internacionales y de negocios.

También te puede interesar

Deja un comentario