Los vinos del Valle de Parras Coahuila, en su mejor momento

Redacción / Inversión Turística

Parras, la histórica ciudad con 422 años de tradición es considerada como “El Oasis de Coahuila” por sus manantiales y abundantes arboledas. Fue la primera ciudad del norte de México en ser nombrada Pueblo Mágico en el año 2004. Considerada como “Cuna de la Vitivinicultura en América” por tener la Bodega Vinícola más antigua Casa Madero.

Sus vinos en este año han sido reconocidos en uno de los mejores concursos de vino del mundo, en el  Challenge International du Vin de Burdeos Francia, participaron etiquetas de diversos países como Marruecos, Sudáfrica, Brasil, Colombia, Francia, Grecia y muchos más, siendo así que los galardones otorgados a los vinos de parrenses fueron bien merecidos y han puesto en alto la vitivinicultura mexicana a nivel mundial.

Casa Madero, siempre entre los ganadores.

No hay nada como recorrer las más de 300 hectáreas de viñedos y visitar la bodega más antigua de América en donde uno se adentra al inicio de la vitivinicultura en México. En el Challenge International du Vin, llevado a cabo el junio pasado en Burdeos Francia, fue en donde en la categoría de vinos blancos, rosados y espumosos se galardonó con medalla de oro el vino blanco Gran Reserva Chardonnay 2019 y el Casa Madero Chardonnay 2019 de esta prestigiosa bodega. Un mes después, se llevó a cabo el mismo concurso en la categoría de vinos tintos, dulces, y aguardientes, en donde con medalla de oro se galardonó el Gran Reserva Cabernet Sauvignon 2016 y Gran reserva Malbec 2016 y con medalla de plata se reconoció el Gran Reserva Shiraz 2016 y el Casa Madero Malbec 2018.

Don Leo, el mejor cabernet sauvignon del mundo.

En esta vinícola localizada en el Valle del Tunal, se ofrece la opción de disfrutar de una deliciosa comida, estancia en la terraza que brinda una mirada panorámica de todo el viñedo y tener una cata guiada de las mejores etiquetas de la bodega. En el Challenge International du Vin, llevado a cabo en Burdeos Francia, se galardonó con medalla de oro al Don Leo Gran Reserva 2013. Así mismo en el Concours International Des Cabernets (CIDC) en Francia, donde compitió con más de 25 países, “Vinos Don Leo”, ganó el Trofeo como El Mejor Cabernet del Mundo 2020 y dos medallas de oro.

Rivero González

Otra de las bodegas importantes del Valle de Parras, es esta empresa familiar productora de vino desde los 90’s cuando plantaron su primera vid. Con el paso del tiempo, el negocio maduró hasta convertirse en lo que es hoy, un referente en la industria vinícola de México. En su oferta de etiquetas tienen una amplia variedad de Merlot, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Shiraz, las cuales se convierten en vinos muy reconocidos e imperdibles de probar.

Barro viejo

La ex hacienda “La Soledad” hoy Bodega Barro Viejo, data de hace 150 años aproximadamente de antigüedad, es aquí donde se elabora su vino, tomando como inspiración los viejos tanques que a nivel de suelo se utilizaban para fermentar la uva en aquellos tiempos. En el 2008 se decide unir a la ancestral tradición vitivinícola del Valle de Parras, dando así origen a Bodega Barro Viejo; iniciando la construcción y equipamiento de esta para procesar la fruta, fermentar, añejar y dar guarda a la primera etiqueta de la familia: Herencia, en la cual hay grandes expectativas cuando llegue el momento del descorche.

¿Qué más visitar en Parras?

Si bien, hoy en día sabemos que durante la pandemia hay pocas opciones seguras que visitar, Parras se ha convertido en una de las opciones más adecuadas para viajar.

Sus hoteles, restaurantes y bodegas vinícolas han implementado medidas estrictas de higiene y seguridad para sus visitantes, haciendo que sus recorridos y experiencias sean libres de contagio.

Su ruta del vino ha causado gran interés en turistas nacionales e internacionales, misma que ofrece distintos servicios turísticos como recorridos y experiencias en los viñedos antes mencionados o en otras bodegas como Hacienda El Marqués, Don Remigio, Las Pudencianas o Antigua Bodega de Perote. Así como sus vinícolas artesanales Vesubio, Segovia Fuantos y Vinos Madens.

En este bello Pueblo Mágico, uno podrá comer en sus deliciosos restaurantes como La Jaf, Parras Santa María, Angelotis, el wine bar Viñedos de Coahuila, Mesón de Don Evaristo y la Fonda Doña Martha ubicada en el mercado del pueblo; con una amplia rama gastronómica desde lo más típico de la región, cocina mexicana y hasta italiana o argentina, en este destino así como se toma bien,  se come bien.

Para dormir, es placentero encontrar hoteles boutique, temáticos, holísticos, campestres, hostales y minimalistas entre los que se encuentran algunos como:

·         La Casona del Banco: Los originales pisos, herrajes, puertas y ventanas son conservados desde la época en donde este lugar funcionaba como el banco del pueblo.

·         Hotel Foggara: Su arquitectura noresteña, sus gruesas paredes de adobe y altos techos con carrizo y vigas, crean una confortable atmósfera de lo que es una casona parrense.

·         Rincón del Montero: Rodeado de naturaleza para relajarse lejos de las zonas urbanas. En su extenso territorio hay lindos jardines, un campo de golf y cancha de tenis, además de cabañas con decoración rústica.

·         Los Viñedos Gran Hotel: Esta nueva experiencia de alojamiento y descanso ofrece cómodas habitaciones, piscina, desayunos deliciosos y una vista llena de naturaleza en el corazón del pueblo mágico.

·         Casa Maru Hotel: Conocida por su proximidad a fantásticos restaurantes y atracciones, este hotel invita a tomar un descanso bajo los nogales junto con una copa de vino de la región, o bien, relajarse con un reparador temazcal y un terapéutico masaje.

·         Hotel Los Balcones: Con una arquitectura colonial mexicana a cinco minutos del centro histórico, este sitio ofrece muy buen servicio y un gran café acompañado de las típicas campechanas en todo momento.

Turismo Wellness:

Este pueblo no es solo mágico por su nombramiento, si no por lo que aloja y posee, ya que cuenta con acueductos naturales, donde uno podrá refrescarse de agua emergente de las  montañas,  así como poder relajarse y desintoxicarse en sus  peculiares  temazcales; los visitantes podrán con sana distancia asombrarse de los rituales y por qué no purificarse con un tratamiento holístico y terminar con un masaje relajante para regresar como nuevo a casa.

También te puede interesar

Deja un comentario