Franquicia por conversión; modelo de negocio hotelero que Ayenda trae a México

Redacción / Inversión Turística  

La “franquicia por conversión”, la cual ha permitido que empresas pequeñas se beneficien por medio de una alianza estratégica con una marca prefabricada o con una empresa ya consolidada; además ha tenido un auge en los últimos años en diversos sectores, y en la hotelería es una tendencia que demuestra buenos resultados, según Ayenda.

Cómo funcionan las franquicias por conversión

El término “franquicia por conversión” implica que un franquiciador incorpore a pequeños empresarios afines a su negocio a su franquicia, es decir, que negocios pequeños ya existentes acepten ser parte de una marca del mismo giro comercial con el objetivo de unir esfuerzos de mercado para que el modelo funcione y pueda promoverse con mayor fuerza a nivel masivo o global.

En cuanto a los beneficios que obtiene el franquiciado con este modelo podemos nombrar en primer lugar un crecimiento rápido, debido a la rentabilidad del franquiciador. Así, el negocio que se une a la franquicia aumenta sus ventas de manera exponencial, aprovechando la capacidad establecida por la marca, mejora la experiencia de sus usuarios y amplía su alcance por medio de nuevos canales de promoción.

Resulta importante destacar que dicha incorporación de un negocio independiente a una franquicia se da por medio de un plan de negocios que representa un beneficio a corto y largo plazo para ambos, así como la seguridad de que los cambios traerán estabilidad y ventajas para dicho negocio.

Qué aporta este modelo de negocio al sector hotelero

La competitividad, principalmente en el sector de hoteles independientes, se basa en identidad y reputación. Afiliarse a una marca de hoteles consolidada representa inmediatamente un crecimiento para un hotel local o independiente, pues accede de inmediato a un mercado mayor, es decir, el franquiciador otorga una garantía y mayor visibilidad de los servicios prestados.

En ese sentido, mediante la incorporación a la franquicia, un hotel independiente pasa a formar parte de una red estratégica que refuerza todo el negocio incluyendo a un equipo de expertos profesionales conocedores de la industria. Además, los franquiciados por conversión aprovechan y disfrutan de un soporte operativo solvente y experimentado, siguiendo la máxima de que “la unión hace la fuerza”.

Una cadena hotelera consolidada ayudará a maximizar los ingresos, no sólo por medio del posicionamiento de marca y estandarización, sino también del control de gastos operativos del hotel a través de la optimización de los parámetros de performance que sirven para realizar un análisis profundo de desempeño y marketing.

La propuesta de Ayenda Hoteles en México

Ayenda, la cadena de hoteles latinoamericana más grande de la región que cuenta con más de 200 hoteles, opera en Colombia, Perú y México, con un modelo de franquicia por conversión que busca hoteles independientes para unirse a su marca e impulsar su crecimiento.

Así, para vender más sin elevar los costos de operación y compartiendo los mismos objetivos con los hoteles aliados, Ayenda optimiza la capacidad instalada, aumenta la rentabilidad de cada habitación, mantiene altos estándares de calidad y multiplica la exposición en canales digitales y tradicionales.

La inversión que realiza Ayenda en los hoteles trae consigo el cobro de una comisión escalonada, es decir, que es proporcional a las ventas que genera.

En ese sentido, el modelo de franquicia por conversión es una oportunidad para los hoteles independientes mexicanos que buscan crecer y ser más competitivos en un sector que debe reactivarse en un año retador por la pandemia.

También te puede interesar

Deja un comentario