En 2020 disminuyó -28.7% el PIB turístico

Ángel Iturralde / Inversión Turística

De acuerdo con cifras del Indicador Trimestral de la Actividad Turística (ITAT), que es el referente con que el INEGI mide el PIB turístico trimestralmente, este creció 7.7% en el último trimestre del año pasado, respecto al trimestre previo, confirmando la paulatina recuperación del sector. No obstante, este crecimiento, el PIB turístico se encuentra aún -26.9% del nivel que registraba en el mismo trimestre de 2019.

Para todo el año, el PIB turístico disminuyó -28.7%, respecto al año anterior, continuando su tendencia a la baja que se venía observando desde 2019. Desafortunadamente, los resultados esperados para el primer trimestre del año no son lo positivos que se deseaban, con lo cual se prolonga la difícil situación que enfrentan las empresas, los empresarios y prestadores de servicios turísticos, así como la población de los destinos.

El consumo interior de bienes y servicios turísticos presentó un comportamiento muy parecido al del PIB, con una caída anual del -27.3% en el cuarto trimestre de 2020. El consumo turístico interior se refiere a la demanda por bienes y servicios turísticos en el país que realizan tanto los turistas nacionales como los que llegan del exterior. La magnitud del mismo es muy importante para conocer el grado en el cual los destinos turísticos se benefician de la llegada de turistas, por la derrama económica que estos generan durante su estancia. Para todo el año 2020, la caída en el consumo de bienes y servicios turísticos fue de -30.1%, lo cual es una muestra del duro golpe que sufrieron las empresas y la población que se dedica a la atención de los turistas.

En particular el consumo turístico interior interno, que es la demanda por bienes y servicios que realizan los turistas nacionales al viajar en el interior del país se contrajo en -22.3% en el último trimestre, con una caída de -24.7% para todo el año.

El consumo turístico interior receptivo, que es el que realizan los turistas extranjeros durante su estancia en el país, presentó una caída mayor que el consumo que realizan los turistas nacionales. En el cuarto trimestre presentó una caída de -51.3% en comparación con el mismo trimestre de 2019. Para todo el año 2020, la contracción del consumo del turismo receptivo fue de -56.4%, acorde con la disminución de -46.3% en la llegada de turistas internacionales y, particularmente, con la caída de -57.3% registrada en la llegada de turistas internacionales por vía aérea.

La fuerte contracción del PIB turístico en 2020, así como el comportamiento durante los primeros meses de 2021 para las actividades turísticas, llevan a proyectar que lo más probable es que la recuperación del sector será hacia el 2023, cuando se logren alcanzar los niveles previos a la epidemia de COVID-19.

También te puede interesar

Deja un comentario