Proyecto turístico fallido Playa Espíritu, podría rifarse como el avión presidencial

Nadia Hernández Soto / Inversión Turística

Sin mencionar el nombre completo, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió al proyecto turístico Playa Espíritu ubicado en Mazatlán, Sinaloa, que se planeó durante el gobierno de Felipe Calderón, el cual a decir del jefe del ejecutivo incrementa pérdidas por no ser apto para lo que fue proyectado.

Razón por la cual, consideró someterlo a una rifa como se hizo con el avión presidencial, “si no lo vendemos, porque ni modo que le metamos más dinero o que nos metamos nosotros a invertir en esto”. Detalló que el terreno original que fue comprado en la entonces administración de Calderón Hinojosa, consta de cinco mil lotes en el municipio de Escuinapa. “Hemos intentado venderlo (el proyecto turístico) porque ya tiene los permisos para turismo, pero no hay quien quiera”, dijo el presidente.

“El propósito era venderlo para dedicar recursos a la presa de Santa María que está ahí en Sinaloa que se requiere esa presa para riego y para que haya agua, pero si no se puede, estábamos pensando que como nos fue tan bien en lo de la rifa del avión, rifarlo, porque son cinco mil lotes, serían cinco mil premios y tendría su lote”, explicó en conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional.

 “Resulta que este terreno, compraron el terreno en el 2008; en aquél entonces, mil 212. Por eso hablaba yo de 100 -mil 212 millones de pesos- por eso hablaba de los 100 millones de dólares de entonces. Pero la autorización para el desarrollo la dio Hacienda por siete mil millones de pesos. Entonces, esta es la playa, este es el terreno, hasta aquí, este pedazo, son dos mil 475… No, aquí está, dos mil 381”, detalló el jefe del Ejecutivo con una diapositiva.

«Esto está en los límites de Nayarit con Sinaloa, entonces está muy distante del aeropuerto de Mazatlán, debió hacerse esta inversión del aeropuerto de Mazatlán hacia Mazatlán, o sea, hacia el norte, para ampliar el desarrollo de Mazatlán, no donde compraron el terreno, que no hay infraestructura», añadió.

En una conferencia anterior, López Obrador señaló que el proyecto generó una deuda superior a los 4 mil millones de pesos para el Fondo Nacional de Fomento el Turismo por la compra de terrenos al ex gobernador Antonio Toledo Corro.

Cabe recordar que Playa Espíritu fue planeado durante la administración de Felipe Calderón y con Miguel Gómez Mont al frente de Fonatur, el organismo de la secretaría de Turismo encargado de mantener los Centros Integralmente Planeados (CIP) como Cancún, Bahías de Huatulco, Ixtapa-Zihuatanejo, entre otros.

En tanto que durante la administración de Enrique Peña Nieto, se informó que Fonatur operaba prácticamente en quiebra debido al aumento de sus deudas, principalmente generadas por el proyecto calderonista. Aún así cada año, el presupuesto de Egresos de la Federación asignó recursos etiquetados con montos superiores a los 500 millones de pesos para el proyecto.

Playa Espíritu tiene una superficie de 2,381 hectáreas colindantes con las Marismas Nacionales y un frente de playa de 12 kilómetros, según datos de Fonatur. El plan original consistió en construir más de 44 mil cuartos de hotel y condominios, tres campos de golf, dos marinas y debía comenzar operaciones en 2025, proyecto que Grupo Vidanta consideró comprarlo al inicio de esta administración, incluso lo anunció en una conferencia de prensa, sin embargo no lo hizo.

El terreno era propiedad del exgobernador de Sinaloa, Antonio Toledo Corro, quien lo vendió al Fondo Nacional de Fomento al Turismo en el 2008 por un monto de 150 millones de dólares.

«Es un terreno que se compró en un gobierno y como dos mil 500 hectáreas para un desarrollo turístico pagaron como 120, 150 millones de dólares y ahí está», dijo AMLO.

También te puede interesar

Deja un comentario