(Opinión) Los grandes eventos deportivos, un impulso para el turismo

Por Amadeus

Puede vislumbrarse lejano el 4 de noviembre de 1962, fecha en la que se realizó el primer Gran Premio de México de la Fórmula 1, la máxima competición de automovilismo internacional. Después de cumplir 57 años de este acontecimiento -que significó un hito en los espectáculos deportivos en México- es importante reconocer la trascendencia de éste y otros eventos internacionales en nuestro país.

Tras una pausa de 23 años, la Ciudad de México albergó nuevamente una carrera de Fórmula 1 en 2015. Actualmente, México es una de las cuatro sedes de este campeonato en el continente americano, junto con Canadá, Estados Unidos y Brasil. Ser la sede de un evento de esta magnitud, con tal exposición internacional, va más allá del espectáculo per se, sino también en la derrama económica que dejó al país gracias, en gran medida, al turismo propiciado por el mismo.

Según la herramienta de BIG DATA de Amadeus para destinos turísticos, Destination Insight, las reservas de vuelos hacia la Ciudad de México aumentaron 14% en octubre, mes del Gran Premio de México, con respecto al mismo periodo en 2018; colocando dicha fecha como el segundo mes con mayor crecimiento en el año, solo después de noviembre.

De acuerdo con cifras de la Concanaco Servytur, la Ciudad de México recibió cerca de 475 mil visitantes para la fiesta automovilística, que representaron más de 4 mil 200 millones de pesos, así como una ocupación entre 95 y 100 por ciento en hoteles de cuatro y cinco estrellas. En total, se albergaron, más de 355 mil turistas del interior de la república y 118 mil extranjeros, lo cual significó una derrama de más de 266 millones de pesos solo por este concepto.

México no es el único país en Latinoamérica que ha experimentado el “fenómeno F1”. Como se mencionó, Brasil también es testigo del “boom” que significa ser sede de la máxima competencia automovilística a nivel mundial en 2019.  Según Destination Insight de Amadeus, Sao Paulo experimentará un fuerte crecimiento en las reservas de vuelos para la capital del estado durante el fin de semana, fecha en que se realizará la carrera, con un aumento del 37.5 por ciento. Brasil, al ser el único país en Sudamérica que actualmente alberga un Gran Premio de la F1, goza fuertemente de la visita de extranjeros de países cercanos, como Argentina y Chile, de donde aumentaron las reservas para Sao Paulo en un 24.8 por ciento y 36.6 por ciento respectivamente.

Así como la Fórmula 1, otros espectáculos deportivos tales como los partidos de la liga profesional de futbol americano de Estados Unidos (la NFL,) o el Abierto Mexicano de Tenis, colocan a México en la mira internacional. Hace ya 41 años que la NFL viajó por primera vez a México y tras 11 años de espera, regresó a nuestro país en 2016.

Se estima que el partido de esta temporada, disputado este mes, deje una derrama económica de 10 por ciento más que en 2017, que fue de mil 100 millones de pesos (recordando que el partido de 2018 fue cancelado en nuestro país). Por otro lado, se podría esperar que el Abierto Mexicano de Tenis supere lo recaudado en 2020, debido a la presencia de Rafael Nadal, considerado como uno de los mejores tenistas de la historia.

Tomando en cuenta las cifras que arroja el albergar un espectáculo deportivo con alcance internacional, esto podría presentar múltiples beneficios para la economía nacional, logrando impulsar al sector turístico en todas sus vertientes, ya que estos eventos logran reactivar el flujo de visitantes incluso en otras zonas independientes a donde se realizan. De hecho, el llamado “turismo deportivo” aporta 2.6 por ciento del PIB mundial, de acuerdo con el Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

En un periodo de tiempo relativamente corto, magnos eventos como los antes mencionados han logrado generar una gran derrama económica, ideal para fortalecer los distintos bloques que componen al turismo mexicano.

Aunado a esto, es deber del destino trabajar para amplificar este crecimiento y así traer aún más ingresos a la ciudad. En un mundo cada vez más competitivo, en el que cada ciudad busca tener más visitantes, es fundamental que se tengan las herramientas suficientes para anticipar tendencias y preparar productos turísticos que aumenten el interés de los visitantes en sus atracciones a corto, mediano y largo plazo.

También te puede interesar

Deja un comentario